Decisiones incorrectas

Hoy en día, cuesta encontrar algún periódico en el que se ofrezca un mínimo de información de todo equipo que no sea Real Madrid o Barcelona. El trabajo se convierte en casi imposible en estas semanas de clasicomanía en las que todo conjunto que no vista de azulgrana o blanco impoluto pasa completamente desapercibido independientemente de cuáles sean sus méritos para aparecer en los papeles.
Uno de los medios que merecen especial mención es Mundo Deportivo a través de su especial Mundo Atlético, donde profesionales destacados como Carlos Aznar o Javier G. Gómara cuentan a diario los entresijos de la actualidad colchonera. Es justo agradecerles que podamos encontrar algo de nuestro Atleti en un diario de tirada nacional lejos del humo y la rumorología que todo lo cubre en el resto del espectro periodístico. En el día de hoy, ha sorprendido el anuncio de la posible reestructuración del esquema técnico del club. Parece que en la directiva han decidido limpiar a algunos hombres-escudo para soliviantar los ánimos de una afición hastiada. 


Cal y arena en las dos posibles decisiones de cara a la próxima temporada. En primer lugar, la salida de Suso García Pitarch se antoja como justa, necesaria y, si me permiten, urgente. El actual director deportivo ha sido todo un despropósito de mala inversión de los escasos recursos del Atlético de Madrid. Con sus constantes viajes a países recónditos, con especial mención a su adorado Brasil. De los Fabiano Eller, Cleber Santana, Mariano Pernía, Mista, Seitaridis y un larguísimo etcétera ya se ha dicho todo y poco o nada de lo que digamos en este humilde rincón de la red aportará mucho a lo ya escrito.
El problema llega con su recambio. "Del Doblete a los despachos" titula El Mundo Deportivo tras sonar, y mucho, la llegada de Caminero a la dirección deportiva rojiblanca. No negaré aquí mi profunda admiración futbolística por un jugador cuya entrega y calidad están fuera de toda duda. Con más jugadores como Caminero, en la actualidad, otro gallo nos cantaría. Sin embargo, su currículum como directivo no es tan brillante como cuando vestía de corto. Su único precedente de renombre fue en su añorado Valladolid, donde su presunta implicación (de la que nunca se demostró su culpabilidad) en el tráfico de drogas dio con su salida del club blanquiazul. Demasiado poco bagaje para meterse en el convulso mundillo de tejemanejes, comisiones y oscurantismo del Atlético de Madrid.
Podríamos aceptar a Caminero. Para mejorar los sufridos años de García Pitarch en la parcela técnica del club tampoco hay que ser un cerebrín ni un experto en la tercera división chipriota. Lo que queda fuera de mi comprensión es el cambio de Juan Vizcaíno en lugar de José María Amorrortu. No es que el tarraconense no me guste, directamente no sé si ha hecho algo por el fútbol base. Me parece, sin embargo, un insulto para el gran trabajo de Amorrortu con la cantera en los últimos años.
Antes de su llegada, peleábamos por el ascenso a Segunda en lugar de coquetear con el descenso a Tercera, eso es cierto. También es cierto que el equipo estaba compuesto por jugadores que por edad deberían haber dado ya el salto a las categorías superiores. Se ha pasado de un equipo curtido y válido para la categoría por un conjunto de jóvenes valores que pagan su inexperiencia por los campos de Segunda B pero se curten como futuros jugadores de Primera.


Nunca antes tuvimos una cosecha de jugadores como la actual. De Gea, Joel, Domínguez, Koke, Pulido, Mario Suárez, Borja o el debutante del pasado domingo, Noguera, no son casos aislados ni fruto de la fortuna. Se trata del premio a un trabajo a medio/largo plazo y que se ha realizado de manera magistral. Otros como Keko, Cedric o Ibrahima han brillado en Segunda, por lo que pudieran regresar en el futuro al más puro estilo Mario Suárez.
Cuando las cosas se hacen bien, señores directivos, es mejor no tocarlas. Si están nerviosos por las cada vez más habituales protestas por su gestión, no jueguen a meter un elefante en una cacharrería para despistar la atención porque la gente ya sabe quiénes son los culpables. Cada vez más.

0 comentarios: