Llegan las dudas en el peor momento

Empezó la semana con una sensación similar al día de resaca de cerveza. Ante el Almería disfrutamos de media hora como no se recordaba en el Manzanares, todo era maravilloso, lo estábamos pasando bomba, el Kun volvía a marcar como viene siendo habitual últimamente y de repente nos despertamos el lunes a la mañana deseando llamar al colega de turno para ver cómo había terminado la noche.
“¿Cómo? ¿Que hemos empatado? ¿Y eso?” Pues sí, habíamos empatado porque al filo del descanso un diminuto delantero argentino, cuya calidad tiene impresionado al que suscribe desde hace un par de años, se sacó un disparo inapelable. Y en la reanudación íbamos tan borrachos de cerveza que no supimos afrontar la situación y aún podemos dar gracias de haber llegado a casa sanos y salvos. Esto es, que no volasen los tres puntos ante los andaluces.


Las dudas del equipo, convertidas en temores cara al derbi pasaban por poder formar una defensa en condiciones, con cuatro hombres de garantías, por la recuperación (física) de Reyes y por la recuperación (anímica) de Forlán. Un buen ensayo era el partido ante el Rosemborg, un detalle sobre el que nadie había caído y que, sin embargo, nos podía dar un billete de ida a los dieciseisavos de final o de vuelta a casa con cara de tontos.
Como son varios los aspectos a tratar, vayamos por partes como dijo Jack el Destripador y, posteriormente, Estopa. La defensa se formó en Noruega con Ujfalusi-Perea-Domínguez y Antonio López. De ahí al gran derbi, habrá que quitar del medio a Perea sancionado (a juzgar por su actuación en el frío nórdico, bendita ausencia) y a Antonio López, que debería ceder su sitio a Filipe Luis o empujar a Ujfalusi al centro de la defensa para ocupar el flanco derecho.
Si me tengo que mojar, ya que sois bastantes los que decís que no me mojo nunca, diré que Valera tendría que ser el lateral derecho. Es muy malo, lo sé, lo hemos hablado cienes y cienes de veces por aquí, pero no puedo olvidarme del día que secó al mejor Ronaldinho, ¿por qué no iba a hacerlo con el portugués engominado del segundo equipo de la capital? El centro de la zaga para Ujfalusi y Domínguez (en cuyo cuerpo se introdujo el espíritu de Ze Castro en tierras noruegas) y Filipe, fijo en mi once.


Pasemos al tercer aspecto, ya que la recuperación (física) de Reyes parece un hecho: la recuperación de Forlán. Con un gol suyo lloré de felicidad como seguramente llorasteis todos vosotros en la final de Hamburgo, pero lo del uruguayo pasa de castaño oscuro. Decía el amigo Gómara en El Mundo Deportivo que le había pedido a Quique viajar a Noruega pese a su leve esguince de tobillo. A juzgar por su (otra vez) falta de compromiso y ambición, bien podía haberse quedado en casita sin pasar frío y estudiando el modo en que un viejete como Inzaghi le hacía un traje al eterno rival. Personalmente, he perdido la fe en él. Quiere irse y lo demuestra minuto a minuto. Parece que nos va a doler más su marcha que la de Fernando Torres, ante quien me lavo la boca después de mentarle. Que traiga una oferta y se marche aunque hablaremos de este tema más detenidamente en el futuro.
Poco que decir del partido ante el Rosemborg. Una victoria más que inmerecida. Un equipo tan inoperante como había demostrado en el Calderón quince días antes nos pintó la cara durante un buen rato con lo más mínimo en el mundo del fútbol. Gracias a una genialidad de Tiago, que maquilla levemente los 83 minutos más lamentables que he visto en mi vida desde tiempos de Luccin y Gabi por parte de un mediocentro, nos llevamos la victoria de un campo casi inexpugnable. Ganando al Aris estamos en dieciseisavos, obvio y obligatorio para un campeón. Mi duda es si nos tiraremos como locos a ganar en Alemania contra el Leverkusen. El premio es quitarnos a algún caído de la Champions, todo un detalle.

PD: El derbi es en cuatro días, lo sé. Sin embargo, me aterra a día de hoy pensar en la fecha. Hacía mucho que no me sentía tan pesimista de cara a este partido aunque, si hemos sido capaces de ganar allí donde hacía dos años que nadie ganaba… ¿Qué es para nosotros el récord de Mourinho?

PD2: Para los más optimistas, el vuelo con destino a Dublín con salida el 18 de mayo de 2011 y vuelta el 19 de mayo de 2011 está valorado en 69,09 euros. La verdad es que se podían portar estos pajarracos y regalarnos un viaje así. Mucho más bonito que Hamburgo, dónde va a parar...

0 comentarios: