Primera semana importante

Se ganó al Getafe. A priori, esta noticia no debería serlo por mucho que en la mayoría de medios se haya bautizado un partido, que no deja de ser uno más para nosotros, como derbi madrileño. Con todos los respetos para el Getafe, un equipo que viene haciendo las cosas realmente bien en cuanto a lo que tiene, no es comparable a los enfrentamientos entre nuestro equipo y el Real Madrid.
Quique volvió a innovar en el once. Sacrificó a un agotado, agobiado y discutido Forlán por Diego Costa como único punta en lo que se antoja como una alternativa realmente interesante, con Reyes como acompañante del brasileño. El utrerano no se enfrentó a una posición extraña para él. No olvidemos que brilló a gran altura en ese sitio en el Arsenal, donde la hegemonía de la delantera tenía nombres y apellidos: Thierry Henry. Su buen rendimiento en Londres le llevó a la Selección, donde cuajó grandes partidos junto a Fernando Torres, entre el ocaso futbolístico de Raúl y la inevitable irrupción de David Villa.


El Atleti, amedrentado por el imponente busto en blanco y negro en el fondo sur de un señor con bigote que amenaza con bajar del cielo a pegar collejas a quien no muera por estos colores, jugó una buena primera parte. En buena parte ayudó la nula participación del rival. Arteche fue homenajeado con un minuto de silencio tan ejemplar que uno se atreve a decir que nunca antes vio algo así en el Vicente Calderón. El personaje merecía una ovación de 90 minutos como mínimo pero ahora vigilará desde el tercer anfiteatro las andanzas de los nuestros, a la derecha de don Vicente Calderón.
Marcó Simao, ayudado por un desafortunado Codina. El portugués merece un análisis aparte por su inicio de temporada, realmente positivo. Su renuncia a la selección portuguesa hace que tenga una dedicación exclusiva. Consciente de su declive físico ha dejado paso a un mayor juego mental, en el que la ingeligencia gana enteros para el bien del grupo. Sus tres goles en estos primeros partidos le colocan como máximo goleador del equipo junto a Forlán y Costa.
Para la segunda mitad quedó lo de siempre. Entregar el balón al rival en un acto suicida que no llegó a más de no ser porque el Getafe debía sentirse en deuda por el 0-3 que le regalamos el año pasado en plena resaca post Europa League y que acababa con los azulones en puestos europeos. No marcó el equipo de Míchel y de eso se aprovechó el Atleti. Tiralíneas de Reyes y reivindicación de Valera, con mayores recursos ofensivos que defensivos, para que Costa tranquilizase al respetable.
Son trece puntos de veintiuno en juego. Balance positivo a juzgar por lo que dejamos atrás. Hemos patinado con rivales directos pero nuestra trayectoria con aquellos equipos a priori inferiores es inmaculada. Ya sólo queda mirar al frente y tocan dos batallas realmente complicadas en cuestión de días. La primera tendrá lugar el jueves. El Rosemborg visita el Calderón con el as en la manga de poder dejarnos la Europa League realmente cruda. No es el rival de hace unos años que se codeaba en Copa de Europa, por lo que la victoria se antoja presumible a la misma medida que obligatoria. Y cuanto mayor sea la diferencia, mejor.


Para el final toca visita a Castellón. El Villarreal, que pudo ser líder el lunes no pondrá las cosas nada fáciles en un estadio que no se nos ha dado especialmente bien. Su movilidad y buenos recuros en ataque obligarán a un recuperado Godín, que vuelve a su otra casa, a doblar esfuerzos con aquel que le acompañe, esperemos que Perea con Ujfalusi en banda. Arriba, confiemos en la vuelta de Agüero y Forlán. Necesitamos de su chispa, sus goles y su amenaza para seguir en los puestos nobles. Aquellos que no deberíamos soltar ya si queremos ser la alternativa con la que nos bautizaron a principio de temporada.

3 comentarios:

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

yo ya sólo tengo en mente dos cosas: ganar al Rosenborg y al Madrid. un abrazo

Manuel Lidueña Góngora dijo...

A mi me gusta más ver a Reyes en banda y a Mérida por el medio que que cada uno funciona mejor en esos sitios. Ahora esperemos que hoy demos la de cal y ganemos a los Noruegos.

Saludos

J. Ordás dijo...

Es una opción que todos esperamos. Al igual que se pedía a Jurado en la mediapunta, aunque confío más en el catalán...