Blindando al núcleo duro

En primer lugar, me gustaría pedir perdón por mi falta a la cita tras el partido contra el Bayer Leverkusen. El caso es que no pude ver el partido y, a juzgar por lo que leí y me contásteis varios de vosotros, tampoco es que me perdiera mucho. Empate gris con la sensación de que Diego Forlán está enfadado con el mundo, lapidación popular a Raúl García y la clasificación para dieciseisavos más que complicada. Todo pasa ahora por sacar las dos victorias en casa y otra más a ser posible en el frío campo del Rosemborg. Menos mal que íbamos como vigentes campeones...


La semana siguió avanzando y el viernes nos topamos con una triple renovación. Así se hacen las cosas en este club. O se tiran meses para arreglar los flecos de Filipe Luis y la cesión de Tiago con la Liga a punto de empezar o te renuevan a Reyes, Ujfalusi y Assunçao de una tacada. Sobre esto último, estoy más que contento. Al menos en dos terceras partes de la operación. Tanto el checo como el brasileño se han ganado al 100% quedarse con nosotros pero Reyes me sigue transmitiendo desconfianza. Hablando con otros aficionados, recordábamos el caso de Ariel Ibagaza, que mejoraba su rendimiento justo antes de renovar para luego tirarse varias temporadas al más bajo nivel. En el caso del utrerano, este puede ser su último tren para formar parte de la mejor selección española de la historia. Para conseguirlo es más que consciente de que la figura de Quique Sánchez Flores tiene que seguir siendo su guía. Le sacó del ostracismo en el Benfica y recuperó su mejor nivel a sus órdenes. Si consigue evitar niñatadas como la del día del Zaragoza se convertirá en el histórico primer rojiblanco convocado por el sr. seleccionador Vicente del Bosque desde su llegada al cargo.
Más allá de las filias y fobias, creo que el movimiento llevado a cabo desde las oficinas del club supone un paso más para consolidar la columna vertebral de un equipo que nos ha devuelto a lo más alto del panorama internacional muchas décadas después. Ahora falta convencer con una buena oferta al portero de moda del futbol mundial. Canterano, identificado con los colores y cuya proyección crece a pasos agigantados con cada intervención que realiza.
Una vez renovados los tres fijos en el once de Quique, es momento de mirar al siguiente encuentro. La visita a Sevilla. Resulta sorprendente que a unas horas del crucial encuentro, las atenciones vayan encaminadas más al cruce de declaraciones entre técnicos que a la recaída del Kun Agüero o a los cantos de venganza por la final de la Copa del Rey que tanto gustan a los medios de comunicación. Para mí, no habrá revancha ninguna. Querré ganar independientemente de lo que sucediese aquel 26 de mayo en lo que fue una fiesta para los atléticos. Una cita para celebrar que habíamos vuelto y que no queremos que nos vuelvan a alejar del éxito.
Sin Godín y Agüero lesionados y Reyes sancionado, los quebraderos de cabeza de Quique para elaborar un once de garantías tienen que estar siendo de órdago. Atrás, la solución de Perea en el centro de la zaga parece indiscutible, así como la introducción de Diego Costa como socio de un Forlán que, sin lugar a dudas, prefiere al Kun. Para sustituir a nuestro flamante extremo renovado, Fran Mérida cuenta con todas las papeletas. Esperemos que repita los chispazos que mostró en la segunda mitad ante el Bayer. Sería bueno para él pero, sobre todo, para el equipo.

PD: En los últimos días, os habéis sumado muchos a esta aventura a través del perfil de Facebook y ya somos casi 100. Es todo un orgullo para mí ver que lo que nació como una frikada se esté convirtiendo en lugar de reunión de atléticos. Como siempre, os animo a seguir comentando vuestras impresiones sobre el Atleti y sobre lo que os dé la gana, que para eso estamos. Mil gracias

0 comentarios: