Ni mis hijos son feos...

...ni mis pedos huelen mal. Vais a permitirme tirar del refranero de mi difunta abuela para abrir esta nueva entrada en el blog. Todo tiene relación si entendemos la metáfora hijos-canteranos, ya que en las últimas semanas se está oyendo y, sobre todo, escribiendo cosas sobre las jóvenes perlas que conviene matizar.
Vemos con orgullo a tres chicos del Madrileño jugarse el Europeo sub 19 de Francia. Los chicos de Luis Milla sólo tienen por delante a la anfitriona para emular a los 'mayores' de la Roja en éxito y, sobre todo, en cuanto a juego. Los jóvenes españoles maravillan a los ojeadores de todo el planeta y confirman la continuidad de una estirpe victoriosa para el fútbol de nuestro país.
Sergio Gontán, Keko, Jorge Pulido y Jorge Resurrección, Koke, tiñen de rojo y blanco las alineaciones de una selección destinada a la gloria. ¿Y eso en que nos afecta para el futuro próximo del Atlético de Madrid? He aquí la discusión, el dilema. Los dos primeros están se llevando buena parte del mérito conseguido por la Rojita, con el permiso de Bojan, Thiago y compañía.

Desde foros, medios de comunicación y redes sociales se está pidiendo la titularidad en todo un Atlético de Madrid para estos jóvenes en pleno proceso de formación. En algunas ocasiones se llega a leer que son jugadores de primera clase mundial en sus respectivas posiciones, ¿nos hemos vuelto locos? Las posibilidades de consolidación en un equipo con grandes esperanzas de futuro son muchas, pero hay que llevar el tema con mucho tacto. Sólo hay que revisar las alineaciones de selecciones inferiores en torneos anteriores para comprobar cómo muchos de estos chavales se pierden en el ostracismo en cuestión de años.
Su calidad es indiscutible, así como su sentimiento atlético pero no podemos dejarnos llevar por una euforia basada en los ejemplos recientes de jugadores como David De Gea, Álvaro Domínguez y, en menor medida, Ignacio Camacho. En el caso de nuestros estos últimos, la jugada ha salido bien aunque la apuesta era más que arriesgada. El portero partía el año pasado como tercera punta de lanza tras el costoso fichaje de Asenjo y de haber repescado a Roberto. Un cúmulo de circunstancias llevó al talaverano a la meta rojiblanca en Do Dragao y nunca más la soltó.
En cuanto al central, una apuesta arriesgada de Abel y, sobre todo, de Quique Sánchez Flores, nos ha descubierto a un gran zaguero que ni siquiera tenía una carrera consolidada en las categorías inferiores. Ahora es turno de evaluar a la nueva hornada de una generación que muchos denominan ya como "la mejor de nuestra historia".

La configuración de la plantilla actual, mas la llegada de posibles fichajes como el de Godín tapan el hueco a estos canteranos, que podrían ver cortada de cuajo su progresión en unos años críticos de su formación. La primera opción es la cesión a otros equipos. Así se ha hecho, con buen criterio, con Rubén Pérez que se encontrará con un auténtico experto en dar cancha a los jóvenes con talento como es Miguel Ángel Lotina.
La segunda opción, la más deseada y la más arriesgada es lo que podemos denominar el 'método Pep'. Guardiola está sabiendo gestionar la llegada a todo un Barcelona de jugadores como Bojan, Thiago o Fontás. Bien es cierto que la calidad del equipo y los buenos resultados ayudan a ofrecer minutos de prestigio en encuentros decididos. Es en esta dirección hacia donde habría que dirigirse pero para ello necesitamos, en primer lugar, hacerles entender su rol dentro del equipo.
En segundo lugar, es también importante contar con el apoyo de la afición. Ni van a ser tan buenos desde el primer día como Domínguez o De Gea ni se van a estrellar como en los casos de Víctor Bravo o Pollo por poner ejemplos relativamente recientes.
¿Titularidad? Nunca. Actualmente no conocen la máxima competición como para poder arriesgarnos con ellos desde el primer día aumentando el riesgo de destrucción del jugador. Lo más coherente, por tanto, sería que completaran una plantilla formada por 16-18 jugadores 'mayores' y contar con oportunidades en encuentros de Copa del Rey, Liga e incluso Europa League. No más de cinco deberían formar este selecto grupo y mis favoritos en este sentido deberían ser: Pulido, Keko y Borja. El resto, a juzgar por su buen hacer en los entrenamientos, alternando el primer equipo con el filial. Confiemos en que Quique sepa llevar bien este auténtico regalo que desde la buena labor de Amorrortu se está gestionando en Majadahonda.

2 comentarios:

Vitto dijo...

Absolutamente de acuerdo con tu artículo.

Saludos rojiblancos

J. Ordás dijo...

Hace falta tener paciencia con ellos, o nos los cargamos. Habrá que ver también el peso que terminan teniendo en la plantilla. Ayer, en Tailandia, de los nuevos canteranos sólo A. Perea tuvo unos minutillos, así como los 'obligados' de Joel